Por Gonzalo Oyanedel

14 de mayo de 1982. Consolidando un proyecto de ocho años, Conan the Barbarian se estrena con gran éxito en las salas estadounidenses. La revisión de John Milius sobre el héroe del escritor Robert E. Howard revive el interés masivo por la Fantasía Épica, instalando a Arnold Schwarzenegger en el cine mundial y alentando – con sus 68 millones recaudados – numerosos esfuerzos por acercarse a dicha fracción en taquilla.

Fieles a su tradición, los estudios italianos marcan la pauta con rápidas imitaciones antes que cierre ese año. Entre ellas surge El Invencible Ator, creación del cineasta Joe D’Amato – cuyos filmes baratos llevaron a apodarlo el Ed Wood malvado – y protagonista de cuatro largometrajes muy  arraigados al fan del cine B.

Espadachín, erudito, científico, mago, alquimista, y hasta ingeniero (que incluso construye un ala delta sospechosamente moderna), el rubio Ator logra momentos involuntariamente cómicos con sus  historias cargadas de arquetipos, un bajísimo presupuesto y metraje robado a otras películas; todo matizado por la actuación del inexpresivo Miles O’Keeffe, quien pasó de acompañar a Bo Derek en Tarzan, the Ape Man (1981) a reinventarse en varios subproductos italianos.

El Invencible

En tiempos gobernados por la magia y el acero, la profecía señala que el hijo de Thorn vendrá al mundo para alzar su espada contra el cruel Arcano. Por esto, al nacer Ator, es entregado a unos humildes campesinos, criándole en secreto hasta que llegue su momento.

Ya en la adultez, el interés que siente hacia su hermana Sunya apura  la revelación y le permiten desposarla. Pero en el día de su boda la chica es raptada por El Culto Araña y Ator – enterado de su linaje – viaja al templo para rescatarla en compañía de la amazona Roon (Sabrina Siani) y un singular osezno; una empresa plagada de hechicería, guerreros no-muertos y en la que deberá medirse hasta con su propia sombra.

Retitulada Ator the Invincible en Inglaterra y Ator, The Fighting Eagle en Estados Unidos, Ator l’invincibile debuta el 7 de octubre de 1982 tras filmarse a toda prisa para enganchar al estreno de Conan the Barbarian. La deuda con dicha película es indesmentible, aunque D’Amato elude comparaciones para este Hércules con espada que – enfrentando criaturas fantásticas y crueles villanos –alimenta la polémica de una carrera salpicada con remedos en la línea de Anthropophaus, Beyond the Darkness y Endgame.

Maestro de Espadas

Hacia 1984, la inminente salida de Conan the Destroyer apresura el rodaje de Ator l’invincibile 2, confirmando a los móviles oportunistas que esconde la saga. Renombrada The Blademaster en los Estados Unidos y The Cave Dwellers para su re-edición en vídeo, utiliza bastantes escenas de otras películas cuya licencia jamás se aclaró.

En la nueva aventura, Ator (nuevamente encarnado por O’Keeffe) regresa desde el confín del mundo junto a su silencioso aliado Thong para ayudar a su mentor contra un malvado hechicero. Generoso en lugares comunes – el forzudo inteligente, el místico luchador oriental, la ciencia triunfando sobre la magia -, D’Amato roba pasajes a Where Eagles Dare y Taur the Mighty en este pastiche cuyo insólito desenlace muestra a  Ator destruyendo el Núcleo Geométrico, insertando imágenes de un viejo ensayo nuclear.

Tal fue su fracaso en taquilla y home vídeo que el filme termina votado entre los diez más populares del Mystery Science Theater 3000, consiguiendo desde entonces un modesto suceso como cinta de culto. Además integra el Top 20 del IMDB para los peores filmes desde que se inaugura dicho sitio web.

Guerrero de Hierro

Tras hacerse oficial que no habría una tercera película de Conan, Joe D’Amato deja su franquicia en 1986 para retomar el género erótico, produciendo cintas en la línea de Undici giorni, undici notti (1986) y Top Model (1987).

Su lugar es tomado por Alfonso Brescia, veterano en estrujar presupuestos para xploitations italianas como War of the Planets (1977), Battle of the Stars (1978) o War of the Robots (1978). Semejantes créditos le permiten escribir y dirigir Ator, Iron Warrior (1987), donde olvida la continuidad de las dos cintas anteriores haciendo de O’Keefe un fornido moreno que creció junto a su hermano gemelo y apenas habla durante el filme.

Contrario a su estilo, Brescia no reutiliza metraje de otras películas en favor de un enfoque autoral, con trucos cinematográficos y símbolos recurrentes que den mayor profundidad a la historia. Tampoco faltan los homenajes al cine fantástico (Superman, Excalibur), aunque el músico Carlo Maria Cordio recicla en el soundtrack de la partitura ya escuchada en otra cinta de D’Amato, Rosso Sangue (1981).

Descontento con esta aproximación al personaje, D’Amato vuelve a su personaje en 1988 y dos años después estrena Ator l’invincible III ahora sin O’Keeffe en el protagónico y con Eric Allan Kramer – Thor en The Incredible Hulk Returns y Little John en Robin Hood: Men in Tights – encarnando al hijo de Ator en este reinserto a la saga original que desconoce la entrega anterior.

Hoy traspasadas al formato DVD, las aventuras de Ator retrotraen a un negocio que invitaba a  divertirse sin cuestionar, erigiendo mitologías de cartón que – sin esconder su propósito – obsequiaron sonrisas a granel a un precio muy bajo ¿Qué más pedir?

Lo reconozco. Durante mucho tiempo no quise leer Capitán América, salvo su participación en Los Vengadores. Lo primero que recuerdo de este personaje son los episodios animados donde tenía que detener a Los Durmientes de Red Skull (hace siglos casi).

Cuando aparecieron en los kioskos de nuestro país, hace mucho pero mucho tiempo, con números saltados comics de Fórum con las aventuras de los héroes de Marvel fueron bien pocos los que pude conseguir.

Desde ese momento, hasta Los Vengadores de Busiek y Pérez que había dejado en pausa la lectura del personaje.

No sería hasta esta nuevo relanzamiento con Ed Brubaker en los guiones que volví a revisar las aventuras de Steve Rogers, ese héroe sin tiempo en busca de mantener al mundo libre de cuanta amenaza exista. Con tramas llenas de subplots, villanos clásicos, los aliados de siempre, venganzas, personajes que se creían muertos y acción plasmada por grandes artistas se consigue una joya que debe estar en tu biblioteca pero, ¿hubo otra época que marcara al personaje? Al parecer son varias. Brubaker no es el único culpable de que estemos obligados a leer las aventuras del Capitán América. Si volvermos en el tiempo otro equipo creativo dejó su sello, hablamos de Mark Waid, Ron Garney y Andy Kubert.

Para los que en los noventas leyeron la famosa saga Onslaught. Sí, esa donde una nueva criatura, producto de la “fusión” de Magneto y Charles Xavier, dejaba la grande en el Marvel U, deben recordar que hubo una lucha con harto diente apretado, lanzamiento de rayos, puñetes a destajo y el clásico sacrificio superheróico que, por intermedio del poder de Franklin Richards, hijo de Sue y Reed de los 4F, generó un universo de bolsillo para salvar a los héroes más importantes de Marvel una vez que pudieron vencer a ese engendro de Onslaught. Ese “sacrificio” se concretó en un sacrilegio al relanzar los títulos para que aumentaran las alicaídas ventas que tuvieron varios títulos de la editorial. Esa genialidad de reescribir la historia de los personajes (Heroes Reborn) bajo el alero de Jim Lee, Jeph Loeb y el amado/odiado de Rob Liefeld es algo que es mejor olvidar. En realidad, ¿fue necesario el evento de Onslaught? Nope. Pero esto es un negocio y hay que vender la pomada como sea.

Previo a Onslaught, las aventuras del Capitán América estaba siendo orquestadas por Mark Waid y Ron Garney quienes volvieron en gloria y majestad con un relanzamiento del personaje como se merecía (en este relanzamiento, bautizado como Heroes Return, tenemos a 4F, Iron Man, Thor y Capitan América). En esta nueva etapa, con un desfase de un año, tenemos a todo el mundo glorificando al Capitán. Lo que diga o haga le prenden velas, la gente está enceguecida y, peor, cuando regresa. Esta situación más que incomoda que lo que reconforta a Steve Rogers porque más que defender los ideales y salvar al mundo, empiezan a ocurrir peleas casi innecesarias, como un circo al que él no está dispuesto en participar pero que, lamentablemente, no puede ignorar. Debe salvar el día, les guste o no. El tema es hilar más fino y averiguar la razón de lo que está sucediendo y buscar una pronta solución.

Enfrentándose a Hydra, los Skrulls y a Nightmare tenemos un libro que nos presenta a ese héroe introspectivo que analiza cada situación y la forma en que mejor debe actuar ante los eventos que van ocurriendo número a número. Tenemos a un Steve Rogers que busca abrirles los ojos a la gente, que no malinterpreten lo que él simboliza, no es un ídolo, es un ejemplo a seguir. No está abanderado con ningún político ni con la tendencia mundial de que todo es desechable. El Capitán América es mucho más que eso y, luego del hueveo de Onslaught, Mark Waid lo quiso dejar bien claro. Hay un análisis a la sociedad de los 90′s. De la desconfianza, de la respuesta y el dinero fácil. De adorar ídolos que tan rápido ascienden y tan fuerte caen. Rogers quiere volver a las raíces de lo que significa ser el Capitán América. Lo que fue y lo que se había perdido, una tarea que debía comenzar con los errores que él había cometido, en la distorsionada percepción de lo que él representaba para los demás y en un borrón y cuenta nueva. Una tarea que no sera fácil, en particular, si te debes enfrentar a una seguidilla de ataques y villanos que no te dejan un minuto de respiro.

En este tomo podemos encontrar una semilla de lo que vendría a ser Secret Invasion. NO LO NIEGUES, BENDIS. Es más, revisen el episodio de la serie animada Earth’s Mightiest Heroes para que vean las similitudes.

Respecto al formato, casi libro de bolsillo, es cómodo de llevar lo que permite una lectura ideal y entretenida para que los viajes se hagan muy cortos.  Es de esas lecturas que te hace olvidar lo que está a tu alrededor y el tiempo pasa muy rápido, como fue mi caso.

12 números, excelente equipo creativo (notables las tintas de Jesse Delperdang en los lápices de Kubert), buen precio, ¿qué más quieres?

Nunca está demás revisar buenas historias que de verdad se agradecen.

Si lo que buscas es una aventura entretenida del Centinela de la Libertad, esta es tu oportunidad de descubrir una de sus mejores etapas. Como siempre, puedes ir por tu copia a nuestra tienda amiga, Shazam Comics.

Durante la segunda versión de la Comic Con criolla, en los días que fui, me dí cuenta que mucha, pero mucha gente, preguntaba por Masacre o Deadpool en los stands de comics. Al parecer, es un personaje de Marvel bastante popular y que, cada vez, tiene más seguidores.

¿Qué gracia tiene? ¿A qué se debe que la gente busque sus aventuras?

Quizás es una de las POCAS cosas que hay que agradecerle a Rob Liefeld es la creación de personajes que, con los guiones adecuados, puede permanecer en el tiempo. Pero son contadas excepciones (Cable sería el otro?). Junto a uno de los regalones de Marvel durante los 90′s, Fabian Nicieza, en los guiones, tenemos la primera aparición de este particular personaje en The New Mutants #98 como enemigo del equipo mutie.

¿Quién es DEADPOOL?

Wade Wilson es un mercenario que padece de cáncer en estado terminal, se une a una división  gubernamental en la que le realizan una prueba muy especial. Nada más ni nada menos que recibir un derivado del factor curativo de Wolverine que, por una parte lo salvó pero, por la otra, le produjo un muy carácterístico deterioro en su rostro.

Siendo considerado una falla y, sometido a los más extremos experimentos, tiempo después logra escapar dejando un reguero de sangre y es ahí donde comienzan sus aventuras alrededor del mundo.

Harto camino ha recorrido Deadpool que se puede regenerar prácticamente de todo daño o ataque que sufra. Es casi indestructible este wn!!! EN RESUMEN: es una pesadilla para sus enemigos.

Ha sido empleado por organizaciones muy turbias, hasta los yakuza y el mismísmimo Kingpin.

Que se haya peleado con casi todo el Marvel U es decir poco.  Contemos a Hulk, Wolverine, Bullseye, Juggernaut, entre otros.

Pero todo el trajín que ha llevado va de la mano de su particular forma de ver la vida y su sentido de humor negro, muy negro a  veces.

¿Porqué la ironía? Será por el dolor constante que debe vivir por las consecuencias de este “don/maldición” de la inmortalidad?

La gran gracia o sello de Deadpool es poder romper el Cuarto Muro, bromear con cuanta información se pueda de la cultura pop y realizar las matanzas más irrisorias y extremas, casi loonies, de las que se tenga conocimiento.

Tenemos, entonces, ante nosotros, a uno de los personajes de Marvel más chucheta.

Actualmente, es parte importante del equipo de Uncanny X-Force (Wolverine, Psylocke, Fantomex) con los guiones de Rick Remender y varios dibujantes.

Alguna de las historias que ha publicado Panini la puedas encontrar en Shazam Comics.

¿Alguien de Uds ha leído a Deadpool? Si es así, cuáles han sido las historias que más les han gustado?

Esperamos sus comentarios

(Por Gonzalo Oyadenel)

Que la parodia XXX es ganancia segura lo sabe cualquier aficionado a la cultura Pop. Desde las modestas Tijuana Bibles – que entre los años ’20 al ’40 ofrecían sátiras sexuales sobre cualquier personaje o celebridad – hasta la nostalgia erotizada de Flesh Gordon (1974), la industria ve en el revisionismo porno un comodín para lograr audiencias cautivas que hoy avalan las constantes Porn Parodies en la línea de Batman XXX, The Big Bang Theory o la más reciente Axl Braun’s Avengers (2012).

Así lo entendió Robert Zicari, un buscavidas de la industria para adultos que – bajo el seudónimo de Rob Black – produjo varias cintas de hardcore extremo junto a su esposa Janet Romano (Lizzy Borden) hasta caer en prisión el 2009 por cargos de obscenidad. Liberado el 2010, retoma el género con su sello Sinister Comixxx donde crea una serie de trasuntos a historietas que ahora suman a Birds of Prey, el popular grupo femenino del universo DC.

Lejos de las temáticas violentas que rodó para Extreme Associates,  este ex promotor de lucha libre y fallido prospecto a alcalde de Los Angeles hizo del fandom un público cautivo que persigue sus ya editadas Super Heroine 3D y The Justice League of Porn Star Heroes. Beneficios de incorporar astucia a su porfía fichando repartos que lideran Jennifer White, Nina Hartley, Chanel Preston, Alexis Texas u otras starlettes pornográficas.

Prometiendo acción y emoción a raudales, la trama presenta a las justicieras Black Canary (Kagney Linn Karter), Oracle (Brooklyn Lee) y Huntress (Gracie Glam) salvando Gotham del plan que trama Talia Al Ghul (Janet Romano) junto a la doctora Harleen Quinzel (la omnipresente Chanel Preston) y Alyce Sinner (Alexis Texas), directora del Asilo Arkham. También se suma James Gordon, repitiéndose el veterano Tom Byron tras encarnarlo en Batman XXX.

No obstante, Black y Romano aprovechan sus viejas lecciones despertando el morbo ahí donde más duele, anunciando de entrada que Brooklyn Lee aportará el enfoque fetichista al asumir su rol fielmente desde una silla de ruedas…

Birds of Prey XXX se estrena en un DVD triple a fines de Julio y espera sumarse a este boyante sub-género que ya ostenta éxitos con la trilogía Pirates (2005), Porn Wars (2006) o This Ain’t Star Trek (2009).

Superman simboliza un sueño. Superman es el mensaje de que no podemos rendirnos, debemos seguir levantándonos y luchar. Creer y no perder la esperanza, nunca.

¿Qué sucede cuándo esos mensajes tan bonitos quedan añejos ante la respuesta rápida, efectiva, y sin remordimientos, de un grupo de superpoderosos que pueden salvar el día como se requiere en estos tiempos? ¿A dónde queda el sueño? ¿Para que está Superman, entonces?

Eso es lo que quiso responder Joe Kelly en el Action Comics #775. Plantear una opción, o justificar el actuar de Superman, darle validez y sentido, cuando ahora los problemas tenían una solución extrema y violenta que se estaba convirtiendo en el manifiesto de varios comics. Es cosa de nombrar a Cla$$ War o The Authority, ¿Qué chucha podía hacer Superman? En estos tiempos la violencia se termina con violencia. En estos tiempos debes tener el arma más grande, la mayor ojalá, ser más zorro, más astuto, más chucheta que el enemigo al que te enfrentes. Da lo mismo como apliques tu defensa mientras la amenaza de turno, se acabe de una puñetera vez .

¿Para qué encerrarlos una y otra y otra vez si no escarmientan? ¿Para qué cargar una cruz de víctimas y daños materiales? En estos tiempos ese libro rojo teñido de sangre debe estar escrito con la sangre de los villanos y no con la de inocentes, ¿ Superman sigue siendo la respuesta? ¿ Es el Mesías que, aunque viene de otro planeta, es más humano que nosotros? ¿ Porqué es tan popular el superpoderoso que mata, deja la grande alrededor, no le importa nada más que lograr el fin?

En esta historia, Superman debe hacer frente a The Elite. Un grupo de superpoderosos made in UK que tienen la solución. Son la panacea en un mundo necesitado de respuestas instantáneas. Son el WC que limpiará la mierda del mundo pero a su manera.

¿Qué postura es la que debe regir? ¿ Es posible un punto intermedio o una zona gris para que ambas ideas puedan coexistir? ¿De qué lado estás tú?

RESPECTO A LA ADAPTACIÓN ANIMADA

¿Cómo hacer una historia de aproximadamente 70 minutos de un comic que puedes leer en 20 o menos y que, además, enganche? Afortunadamente, Joe Kelly también estuvo a cargo de este guión que dista un poco de la historia original (ya que rellena con un enemigo de segunda, pero que no deja de ser peligroso, Atomic Skull, y lleva el conflicto a naciones del DCU ¿te suenan Bialya o Pokolistán?) pero que no pierde el mensaje que se quiere entregar. Para muchos, AC775 es un manifiesto de como los gringos enfrentan los problemas y que son la policía del mundo que, en este caso, sería el reflejo que The Elite quiere respresentar en contraste con un Superman que es el único que no pierde la esperanza en la humanidad y en que en el fondo, bien pero bien en el fondo de algunos, existe algo de bondad por lo que hay que luchar y dar la vida por ello si fuera necesario.

Más que la historia, lo mejor de esta adaptación es la animación, muy fluida, bien lograda en las escenas de acción. El diseño de este Superman me recordó a los dibujos que realizaron en su momento Duncan Ruleau y de Carlos Trillo.

Si no leíste el comic pero quieres ver una buena historia (no la mejor, claro) de Superman y aún crees que su postura es una opción que perdurará en el tiempo, a pesar de lo añeja que para muchos pueda ser. Adelante.

Aún somos muchos los que creemos que un hombre puede volar. No por nada el personaje pasó los 70 años, se sigue publicando, se viene una nueva película, se sigue debatiendo en foros y siempre podrás encontrar un buen comic para leer de Superman.

Si hablamos de héroes que dejaron su sello, uno de ellos sin duda, es Mar-Vell, el capitán de la raza alienígena Kree quién, bajo los guiones de Jim Starlin, nos entregó la mejor aventura galáctica de todos los tiempos en su propio título,  Captain Marvel.

El tomo publicado por Panini que comentaremos el día de hoy recoje lo principal que deberías saber del personaje. Somos espectadores de la renovación de Mar-Vell como consecuencia de los actos del villano de turno. No cualquiera, por lo demás, y cuya primera aparición se encuentra en esta historia. Para todos aquellos que vieron la película de Avengers y se preguntan quién diablos es aquel personaje de piel violácea que sonreía en aquella escena en medio de los créditos, pues es el más loco de los locos, el malvado titán Thanos. Un personaje que  cuyas andanzas se harán sentir en los años posteriores con otras sagas del universo marvelita (es más, en la actual serie Vengadores de Bendis y Bagley ha vuelto a aparecer. Ya hablaremos más en detalle de Thanos en una nota dedicada a él, lo que nos congrega hoy es Captain Marvel).

Con el correr de los números y, gracias al poder que la entidad Eón le entregó a Marvel, la Conciencia Cósmica, vemos como este guerrero va evolucionando, encontrando la paz, el perdón y la renovación de su espíritu para convertirse en el protector galáctico con el que se hizo más conocido.

Hablar de Mar-Vell en esta etapa es hablar del joven Rick Jones. Si tú crees que Rick Jones solamente era partner de Hulk, estás muy equivocado, ya que también ayudó a Captain America y a los Vengadores. Jones es parte importante del trabajo de Starlin con Mar-Vell. Es quien ayuda, mediante las Nega Bandas, a que Mar-Vell deje la Zona Negativa donde está prisionero, cambiando de lugar con Jones, y así, pueda proteger al universo cuando este lo requiera.

En los números que componen el recopilatorio encontrarás poesía en la narración, crítica, viajes interplanetarios, un villano de aquellos de los que quedan pocos, mucha acción, aventuras y un héroe de los que hacen falta cuando está quedando la cagada y es necesario el sacrificio por el bien de la humanidad y de toda la galaxia.

Un importante bonus que trae este tomo, por si no pudiste leerlo antes, es la primera novela gráfica de la editorial. La Muerte del Capitán Marvel, debido a las bajas ventas del personaje, el cierre del título, cambios editoriales, etc., Jim Starlin fue el responsable de finalizar su ciclo de una manera muy emotiva consecuencia de una de las historias que suceden en su título. Durante el enfrentamiento con el villano de segunda, Nitro, aquel que explota como una bomba y se vuelve a regenerar (tal vez te suene si has leído la saga Civil War, de no ser así, ¿qué esperas por ella?) Mar-Vell queda expuesto a un gas que, con los años, le produce un daño irreversible que lo llevará a la muerte pero, como el gran héroe que es, querrá dejar un legado, un mensaje y un último sacrificio por todos. Ese último adios de Mar-Vell es algo que no te puedes perder.

Realmente el tomo es una maravilla. Quizás no te guste nada de la editorial Marvel o el personaje lo puedas encontrar añejo en comparación con muchas de las historias que abundan hoy en día pero, si de verdad te gusta el género de superhéroes no debiera faltar en tu biblioteca.  Es una lectura obligada. No olvides preguntar por esta colección cuando vayas a nuestra tienda amiga Shazam Comics.

Ya es algo casi un paso obligado en el último tiempo. Es inevitable que no se haga una versión XXX de alguna película.

http://www.movieweb.com/v/VIgJVxRhhi4xjp

Pendiente hay un artículo al respecto.